Soy fría porque eso fue lo que me tocó

0

Después de tantos desamores existen personas que ya perdieron toda la esperanza sobre un amor verdadero, simplemente para ellas nunca existió y deciden huir de cualquier situación que se los recuerde por miedo a ser nuevamente lastimadas; llegan a creer fervientemente que el amor duele, cuando la historia verdadera es que es la fuerza capaz de mover cada fibra del cuerpo, los que en realidad están hechos para lastimar son aquellos que no conocen lo que es amar a los otros con el corazón en la mano. Una infinidad de personas se han puesto en mi camino de este estilo y por cualquier razón que aún no logro descifrar creía que las cosas serían diferentes, pero jamás fueron distintas… hoy en día soy fría porque eso fue lo que me tocó.

fria 1

Tal vez te pueda interesar: Lo amé enloquecidamente hasta que dije basta

Las personas siempre me lastimaban sin ningún tipo de consideración,  me preocupaba por dar todo de mí mostrándome buena, confiable, llena de nobleza y dejando mis sentimientos abiertos para abrazar con facilidad al que quería en ese momento, tratando de mantener a mi lado a quien no tenía intenciones de hacerlo. Era de las que amaba sin ningún tipo de restricción, de las que daba todo mi ser enteramente a esa persona, fuí aquella que nadie quiso porque simplemente los hombres que se atravesaban en mi camino no eran valientes para luchar por mi.

fria 2

Todos y cada uno me engañaron, primero me hacían sentir valiosa para luego justificar sus infidelidades con algunos de mis defectos, gracias a eso poco a poco se fue perdiendo el interés en amar; ¡pocos hombres! fue lo que conocí, con ganas de poseer mi cuerpo sin interesarse en mi alma. Cansada de lo mismo caí en el juego del hielo, totalmente fría a los sentimientos dejé que fingieran seguir amándome, voluntariamente me ofrecí a las falsas relaciones donde el amor nunca llegó, de mi lado para protegerme de decepciones y de las de ellos por ser hombres, para terminar justo en donde no quería verme: solitaria incluso en compañía.

fria 3

No puedes dejar de ver: Estas heridas emocionales quedan en nosotros desde que somos niños

A partir de este momento el que quiera un amor sincero no tendrá más remedio que derribar los muros que fabriqué en mi corazón, aquel que se vaya simplemente no merece amor porque no luchó por él, a veces me atrevo a pensar que merezco más de lo que he tenido, porque aunque jure mil veces que no deseo el amor todos necesitamos un poco de él para vivir.

Si te gustó, compartenos a través de tus redes sociales.