Si vives sola no puedes dejar de hacer esto

0

Vivir sola es una gran responsabilidad, pues debes ocuparte de cosas que antes no hacías como lavar tu ropa, cocinar y limpiar. Para ayudarte en esta tarea te quiero contar algunas cosillas que puedes hacer.

Enfriar las bebidas rápido

1

Si vives sola no puedes dejar de hacer esto! En el caso de que hayas salido y al volver te das cuenta de que tu bebida estaba fuera del refrigerador y por lo tanto está caliente, puedes colocar servilletas de papel húmedas a su alrededor y llevarla al refrigerador durante unos minutos.

Pizza ¡crocante!

2

Si guardaste pizza del día anterior y quieres saborear una deliciosa rebanada, colócala en un plato dentro del microondas junto con un vaso con agua. Verás que al sacarla, quedará mucho más crujiente y deliciosa.

Sacacorchos improvisado

3

Si no tienes sacacorchos y tienes visitas inesperadas, puedes utilizar la parte superior de una percha para la ropa o un gancho como el de la foto ¡brinda el mismo resultado!

Evita planchar

4

La gran mayoría de nosotros odiamos la plancha ¡es un verdadero castigo el planchar algo! Por lo tanto, una buena forma de evitarlo es colgar la ropa una vez lavada en perchas para que se seque y ¡problema solucionado!

Correr muebles pesados nunca fue tan fácil

5

Vivir sola tiene sus ventajas ya que nos brinda libertad para hacer lo que queramos. Sin embargo, también tiene sus problemas, pues en el caso de que necesites mover un mueble pesado tu sola, te llevará mucho más tiempo. Pero ¡alto! Yo tengo la solución con un elemento muy simple que todos tenemos ¡el talco! Espolvorea una capa por el lugar donde deseas desplazar el mueble y verás que lo podrás mover con total facilidad.

Amplifica el sonido de tu teléfono móvil

6

¿Utilizas el móvil como despertador y tienes miedo de no escucharlo? La solución es muy simple, solo debes colocarlo dentro de un vaso de cristal. Verás que el sonido será mucho más alto.

Eliminar el mal olor de las cañerías

7

Para que tus cañerías se destapen y no tengan ese olor tan desagradable que despiden a veces, solo debes echar dentro un poco de gaseosa de cola o café ¡Increíble! ¿No es verdad?