Sabiduría es también dejar ir a quien no vale la pena

0

Mis lágrimas ya se han agotado y con ellas mis ganas de esperar por ti. Ya no tengo más ganas de buscarte y salir a caminar contigo. Ahora lo que más quiero es encontrar nuevamente la sonrisa en mi rostro y creo que eso demuestra una nueva sabiduría.

Quizás también te pueda interesar: “Nunca pediré disculpas por ser yo” un conmovedor relato sobre terminar una relacion de pareja

Al principio, pensaba una y otra vez en porque te habías ido. Ahora que tengo la cabeza más fría, puedo pensar con claridad y me doy cuenta que algunos días eras súper cariñoso y otros un témpano de hielo. Incluso desaparecías por días y yo no sabía nada de ti.

No quiero saber que te ha motivado para tratarme de esa manera. Pero yo estoy segura de que di lo mejor de mí y aunque quizás no haya sido lo que tú esperabas, no había razón alguna para lastimarme como lo hiciste. Sin embargo, no te guardo rencor.

Quizás deba odiarte porque destrozaste mi autoestima. Sin embargo, aunque serías merecedor de las 10 plagas egipcias, no vale la pena desearte el mal. Por ello, deseo realmente que te vaya bien en todo lo que te propongas. Deseo que encuentres a una persona que se adapte a ti, a tu forma de ser y no la lastimes ni hagan eso contigo.

Sabiduría es también dejar ir a quien no vale la pena

Hoy entendí que la sabiduría es también dejar ir a quien no vale la pena. Por ello, solo me queda levantar la cabeza, limpiar mis lágrimas y seguir caminando. Lo haré hasta encontrar quien me merezca y me haga feliz.

Si tú también te encuentras pasando por una situación similar, te aconsejo que no vivas enamorada de una persona que ni siquiera siente amor propio y no esperes por quien no sabe que quiere para su vida.

“La sabiduría es la hija de la experiencia.”

(Leonardo Da Vinci)