Posibles daños que causan los “padres helicópteros” al proteger de sus hijos

0

Para entender un poco más acerca del tema, tenemos que saber ¿Qué son los “padres helicópteros”?. Este término surgió para el año 1969, cuando Haim Ginnott escribió en su libro Between Parent & Teenager. Escribió lo siguiente: “mi madre sobrevolaba sobre mí como si fuera un helicóptero”. Luego entre los años 2000, se continuó para hacer referencia a un fenómeno que se estaba expandiendo entre familias. Este hecho sucedió en la clase media de los países más desarrollado. De este modo es interesante saber los posibles daños que causan los “padres helicópteros” al proteger de sus hijos.

padres_helicopteros_1

Tal vez te pueda interesar: Los médicos instan a todos los padres a guardar los dientes de bebé de sus niños

Entonces en este contexto hubo cierto tiempo, en el cual no se les prestaba la atención debida a los niños. Si alguno tenía una rabieta estos eran ignorados, o si estaban aburridos se les dejaba que hicieran otra cosa oportuna. Existen poco modelos de esta educación, actualmente hemos caído por completo en donde ellos son el centro de atención.

Estos son algunos de los complementos que exteriorizan a un padre helicóptero, pues son excesivos. Ejemplo: hablar siempre en plural, híper estimular a sus hijos, encerrarlos  bajo una campana de cristal, brindar una gratificación instantánea.

¿Cuál sería la solución ante tal situación?

Pues la educación es parte del desarrollo de enseñanza, así cada persona debe aprender a batallar con sus problemas. Y los padres no pueden estar protegiéndolos por siempre, ya que en algún momento de sus vidas, no podrán estar. Haciendo que sean vulnerables al entorno, para enfrentarse a sus propios miedos o errores. Estas son algunas de las recomendaciones, si sospechas que estás siendo un padre helicóptero o estás a punto de serlo:

  1.         Actúa como un submarino, no como helicóptero: en vez de estar por encima de ellos estando pendiente de todo. Actúa mejor como el submarino, fuera de su alcance pero atentos ante cualquier necesidad.
  2.         Ejerce la buena desatención: algunas que otras veces déjale de prestar la atención, no pasa nada. Recordando que posees una vida social, familiar y laboral que también atender y no solo ser mamá y/o papá. Sin embargo ayúdalos a distribuir sus tiempos, así aprenderán a gestionarlo.
  3.         Deja que experimenten de sus errores: Ayúdalos a levantarse, pero no evites que siempre caigan. A esto nos referimos a que los errores son pasos fundamentales para el aprendizaje. Y con el pasar del tiempo aumenta su autoconfianza, autonomía y su perseverancia, puntos clave para la personalidad.

Si te gustó no dejes de compartirlo en tus redes sociales.

Original