Luego de la boda esta pareja se fue de luna de miel y llevó su mascota

0

Matt y Jessica Johnson son una joven pareja que, después de contraer matrimonio, tomó la decisión de llevar a su viaje de luna de miel a otro integrante de la casa. Ellos decidieron hacer algo que muchos de nosotros soñamos alguna vez en la vida: vendieron su casa, dejaron atrás sus exitosas carreras como gerente y experta en finanzas respectivamente, compraron un pequeño yate y hace ocho años que viajan por el mar, en compañía de su gato George.

Sus gastos giran alrededor de los $1000 al mes y ya llevan recorridos 16 países, entre ellos las islas Bahamas, Jamaica, Cuba y Perú y aún no tienen planes de finalizar esa aventura.

Recomendado para ti: Los 9 mejores lugares del mundo para pasar la luna de miel

Sin dudas, más de uno ha querido hacer esto con su pareja.

La idea inspiradora surgió en 2007, mientras se encontraban de paseo en el Lago Michigan y  Matt vio los barcos allí amarrados.

En ese momento él la miro y le preguntó “¿Que hacemos Jess, podemos comprar una casa o gastar todos nuestros ahorros en un barco, qué crees que sea lo mejor?” La respuesta sería la responsable de su destino.

Y así lo hicieron. En junio de 2011 vendieron su casa y emprendieron el viaje en el cual incluyeron a George, su gato.

George, como se ve en las fotos, también disfruta del viaje.

Así como la pareja, disfruta de los atardeceres en altamar.

mascota luna de miel

George fue adoptado por ellos en 2012 y es un miembro muy importante del equipo.

El barco también pasó a ser su casa.

“El viaje ha fortalecido mucho nuestra relación, en altamar no hay tiempo de enojarnos el uno con el otro, porque somos un equipo”. Relata Jess sobre su experiencia.

Luego de la boda esta pareja se fue de luna de miel y llevó su mascota

“Nuestra vida era el ejemplo típico del sueño americano: Luego de acabar la escuela vas a la universidad, te casas, compras una casa y construyes una carrera” dijo ella.

“Pero luego descubrimos que habíamos pasado mucho tiempo frente al televisor, sin crear nada valioso, y sin experimentar nuevas emociones. Quisimos cambiar eso, y lo hicimos”.

Una historia de lo más inspiradora, ¿no creen? A mi me encantó. No sé si tendría el valor para hacerlo pero definitivamente es una meta. ¿Qué les parece a ustedes? ¿Nos comparten en sus redes sociales?