Luego de 32 años una devota empleada de McDonald’s recibe una hermosa despedida

0

Cualquiera que trabaje 32 años en una carrera se merece un premio, especialmente si pasa esos 32 años trabajando diligente y orgullosamente. Y alguien que ciertamente entra en este concepto es Freia David de Needham, Massachusetts. David trabajo en la estación de papas fritas de McDonald’s por más de 3 décadas y es una querida empleada y amiga.

Trabajar en McDonald’s es, lamentablemente, subestimado como sino fuese un trabajo digno pero, para mucha gente, representa un buen y honesto salario.

David también tiene Síndrome de Down, lo que significa que su trabajo lo ha venido realizado con más retos de los normales para otras personas. Pero, desde 1984, cuando sólo tenía 20 años, ella ha estado trabajando y sirviendo papas fritas a clientes hambrientos.

David dejó su puesto de trabajo el 29 de agosto de este año y recibió una cálida despedida en una fiesta que prepararon para ella sus compañeros de McDonald’s y la comunidad donde vive. La carrera de David demuestra que no importan los obstáculos, puedes hacer tu camino. Y la celebración demuestra el apoyo y cariño que la comunidad unida puede mostrar a una persona.

Freia vive en el Charles River Center, un centro de asistencia para niños y adultos con discapacidades de desarrollo. Los socios del centro colaboran con las empresas locales para darles trabajos, pasantías y otras oportunidades para las personas con discapacidades, dándoles la oportunidad de enriquecer sus vidas y ser parte de la comunidad.

Luego de 32 años, una devota empleada de McDonald’s RECIBE UNA HERMOSA DESPEDIDA.

David trabajó en McDonald’s por 32 años cumpliendo horario de 11am a 2pm 5 días a la semana. Durante ese tiempo, forjó amistades con varios clientes. Ahora, se está retirando y sus compañeros y amigos le prepararon una hermosa fiesta de despedida digna de una empleada tan dedicada.

A David le rindieron honores en el lugar dónde trabajaba y el público en general fue invitado a celebrar con ella ¡con papas fritas gratis!

Además fue premiada con un certificado en reconocimiento por sus logros. Timothy McCoy, el dueño del local de McDonald’s dijo “La sonrisa de Freia, su entusiasmo y sus abrazos diarios hicieron del restaurante mucho más que un restaurante”.

“Ella es querida y respetada por todos los empleados, clientes y cualquiera que tuviera contacto con ella” continuó McCoy, “estamos muy tristes porque se va, pero muy felices por el tiempo que compartimos con ella. El McDonalds de Needham nunca será lo mismo sin Freia David” terminó el dueño.

Y Freia sirvió papas una última vez.

Luego de retirarse, Freia planea seguir el programa del Charles River Center. También disfruta dibujar y escuchar música vieja.

El Charles River Center le ha dado trabajo a sus residentes por décadas y su personal no podría estar más orgulloso por la carrera de Freia. También están orgullosos por los más de 80 residentes que están viviendo y trabajando en Needham.

¿Qué te parece? Comparte con tus amigos esta historia digna de conocer por todos.

Original