Las decepciones nos apagan y destruyen nuestras emociones

0

Nadie puede agotarse por ofrecer amor o un cariño sincero para quien reconoce nuestros esfuerzos, pero las decepciones nos apagan y destruyen nuestras emociones. Hay quienes dan por sentado que recibir atención y cariño no requiere esfuerzo, pero se olvidan que una relación es un intercambio continuo.

Decepcion

Quizás también te pueda interesar: Soy fría porque eso fue lo que me tocó

Cuando las decepciones nos abren los ojos

Hasta que llegamos al momento en que las decepciones nos cansan, pasamos por una serie de fases complejas y duras emocionalmente que nos hacen cuestionarnos algunas cosas. La realidad nos demuestra que la perfección no existe y, aunque esto no es malo ni bueno, ver la realidad de las cosas es una manera de afrontar mejor una relación.

Ni nosotros ni nuestra pareja es perfecta o infalible. Todos tenemos manías, defectos y cometemos errores. A pesar de que los errores sirven para aprender, hay algunos que no se pueden perdonar.

Las decepciones no solo cansan, sino que también hieren

Resultado de imagen para woman crying

Hay palabras y actos que no solamente nos abren los ojos, sino que también nos demuestran que una persona no es como creíamos, porque el amor idealiza el carácter de las personas. Si bien podemos aceptar una decepción o perdonar un error, dos, tres o quizás muchos más, hay un momento en el que nos debemos ver obligados a tomar una decisión para que no se destruya nuestra autoestima.

Te recomendamos leer: Paciencia y silencio: virtudes de las personas sabias

No tiene importancia si se trata de una pareja, amigos o hijos. Si hay una voluntad clara de hacer daño sin motivo alguno, hay que reaccionar con firmeza. Lo ideal sería hacerlo desde la primera decepción y si algo te incomoda, ponle el nombre y demuéstralo. Si las decepciones continuaran, hay que dar una respuesta mucho más contundente, caso contrario, quedaremos heridos.

¿Concuerdan conmigo? ¡Coméntenme y compártannos en sus redes sociales!