Las 6 desventajas de ser una mujer flaca

0

Vivimos en un mundo en donde ser gordo, estar por encima del peso considerado ideal por los medios está mal. Lo que pregonan es ser flaca y alta. Pero, ser flaca también tiene sus problemas. Quienes piensan que el simple hecho de no ser gordo ya es razón suficiente para ser más feliz, están muy equivocados. Ser flaca también tiene sus desventajas. No todo son flores con las delgaditas.

6 desventajas de ser una mujer flaca

1. ‘¡Sí! Como bien’

Entre las cosas que tienen que escuchar las que son más delgadas es el permanente cuestionamiento si ellas comen bien. Siempre hay un aire dudoso al preguntar. Al parecer ser flaco también es sinónimo de estar enfermo.

2. ‘¿Quién se llevó mi talla?’

Seguramente la mayoría de las personas, principalmente las que tienen un poco más de kilos que ellas, deben querer tener “su problema”. Puede no ser así, pero muchas de las mujeres que son flacas también enfrentan dilemas, principalmente a la hora de querer encontrar un pantalón que se ajuste a su cintura.

3. ‘¿Qué les pasa a mis pies?’

Las muy flacas se sienten muy incómodas con el tamaño de sus pies. En algunos casos, ellos parecen  enormes y desproporcionales al tamaño de su cuerpo.

4. ‘No, tranquilos, no me voy a romper’

Otro de los momentos incomodos por los que suele pasar una muchacha muy flaca es escuchar a la gente decir que tiene miedo a abrazarla muy fuerte con miedo a que se rompa. Además, las personas muy delgadas no pueden donar sangre si no tienen un peso adecuado por más saludables que sean.

5. ‘¿Y eso por qué no crece?’

Sin dudas, de las situaciones que a muchas no les gusta, es el hecho de usar el mismo talle de sujetador desde que eran chica.

6. ‘Amo comer y como bien’

Como si fuera poco, nadie le cree a las que son muy flacas que ellas comen. Y lo peor es que ellas sí lo hacen.

No importa si eres flaco o gordo, siempre va a haber algo de desventaja en ello.

¿Se les ocurre alguna desventaja más que las flacas tienen que soportar?

Nosotras pensamos que no importa la talla que una mujer use: ¡lo importante es amarse a una misma y sentirse bien en su propio cuerpo!

Con lo corta que es la vida, ¿para qué malgastar tiempo intentando agradar a los demás cuando sólo tenemos que gustarnos a nosotras mismas? 😉