Este acondicionador casero dejará tu pelo como nuevo sin que tengas que gastar dinero

0

Hoy en día existe una gran diversidad de productos para el cuidado del cabello, lo cual no quiere decir que sean del todo efectivos; así que ¿por qué no probar una receta casera para hacer un acondicionador?

Muchas de estas fórmulas naturales son fáciles de hacer y económicas,  e incluso proporcionan los mismo resultados (o mejores) que los productos de belleza que compras a un alto precio.

Happy blonde woman with copy space for your text isolated on gre

Te recomendamos leer: los 3 remedios caseros con jengibre para lucir un cabello más sano.

¿Quieres comprobarlo por ti misma? Entonces no te pierdas cómo prepararlo, porque este acondicionador casero dejará tu pelo como nuevo sin que tengas que gastar dinero y además cuidará tu cabello de forma natural y de una manera fácil.

Cómo hacer tu acondicionador casero

Este acondicionador funciona muy bien y es seguro para todo tipo de cabello.

Para hacer este acondicionador solamente necesitas:

  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana
  • 1 taza de agua

apple-cider-vinegar-1024x768

No te puedes perder: con este champú hecho en casa lograrás que tu cabello crezca  como nunca antes 

Combina los ingredientes en una botella con atomizador. Si tienes una botella grande, duplica la cantidad de los ingredientes hasta llenarla.

acv

Cómo utilizar el acondicionador casero

Para utilizar este acondicionador simplemente debes agitar la botella antes de cada uso y masajear suavemente en el pelo y cuero cabelludo durante 1 o 2 minutos, y luego enjuagar con abundante agua. Después del secado, el cabello no va a tener olor a vinagre.

_MG_8523

Este acondicionador suaviza la cutícula del cabello y equilibra el pH del cuero cabelludo y el cabello, por lo que es seguro para todo tipo de pelo y lo cuida naturalmente; sin utilizar productos químicos a base de cera, como contienen la mayoría de los acondicionadores comerciales.

Increíble, ¿no crees? Apuesto a que cuando lo pruebes, no volverás a gastarte dinero en acondicionadores químicos. ¡Ya me contarás!