Camila Cabello: “Nuestros sueños fueron más grandes que nuestros miedos”

0

Camila Cabello es una cantante y compositora miembro del grupo pop Fifth Harmony.

Camila Cabello: “Nuestros sueños fueron más grandes que nuestros miedos”

Un bus. La luz amarilla de la estación de servicio contra las oscuras horas de la noche. Sueño profundo. Silencio. Mi cabeza se desplomó contra el hombro de mi madre. Su voz tímida y vacilante se escuchó al decirle a la cajera una frase en inglés. Una revista de Winnie Pooh. Esas son las cosas que recuerdo cuando pienso en mi madre y yo inmigrando a América.

Tenía casi 7 años en ese momento, nací en la Habana. Mi papá es mexicano puro y vivimos yendo y viniendo de la calurosa Habana a la jungla de concreto de Ciudad de México. No me de di cuenta en ese momento, pero ahora sí me golpea esa realidad. Me doy cuenta de lo aterrador que debió haber sido para ellos. Para mi mamá, dejar las calles de la Habana donde los vecinos eran nuestros amigos, donde nos reunimos cada día de fiesta a comer carne de cerdo, arroz de mi abuela y frijoles; y además dejar de oír el malecón y el latido de su ciudad con cada choque de ola. Para mi madre, dejar atrás a sus 4 hermanos y hermanas, el recuerdo de sus padres, los vendedores ambulantes con sus elotes con mayonesa que rogaría por comer antes de la escuela, los amigos con los que creció… todo. Para decidir comenzar desde 0.

Buscando mejor vida

Con unos pocos cientos de dólares, la ropa a nuestras espaldas, sin familia en Estados Unidos y ni una pista de lo que pasaría después, así lo hicimos. Como dijo mi mamá, “No sé a donde voy, pero no puedo quedarme aquí”. Y eso fue suficiente.

¿Por qué estaba empacando mis cosas? ¿Por qué mi abuela me abrazaba más fuerte de lo normal? ¿A dónde ibamos? “Vamos a Disney World”, me decía mamá cuando estábamos atravesando la frontera. Ella empacó el bolso con la revista de Winnie Pooh y mi muñeca, y cruzamos la frontera mexicana a Estados Unidos, viendo a mi papá convertirse en una hormiga en la distancia mientras se quedaba atrás.

fifth harmony

Sólo Disney World. Cuando tengo que tomar una decisión, mi madre me recuerda ese día. “Ese día, sabía que si lo  pensaba mejor sentiría miedo y regresaríamos. Por eso, cuando sientas miedo, oblígate a saltar. No lo pienses, sólo salta” me dice mamá.

Luego de sentarse en una pequeña oficina de inmigración, nosotros y muchas otras personas de otros países con esperanzas similares fuimos asignados a unas pequeñas habitaciones con camas, también pequeñas. Éramos mamá y yo con otras dos familias en una habitación esperando que alguien entrara y nos dijera que nos permiten el ingreso a Estados Unidos. Algunas personas pasan días o semanas en esa agonizante ansiedad sin saber cual será la respuesta. Mientras tanto, me preguntaba cuando iríamos a Disney. Sólo estuvimos un día hasta que nos dieron la respuesta. La habitación explotó de alegría, todos aplaudiendo, llorando, gritando y abrazándose. Se escuchaba “¡Si! ¡Todos nos vamos a Disney!”. Poco podría saber yo.

Sigue el viaje

Mi mamá y yo terminamos en un bus de Greyhound a Miami, el viaje tomó 36 horas, lo recuerdo muy vivídamente. Las otras cosas las recuerdo vagamente cuando mis papás me las cuentan. Pero recuerdo escribir mucho en mi diario de Winnie Pooh durante el viaje.

Llegamos a Miami y nos mudamos a la casa de una colega de mi abuelo que luego se volvió mi madrina. Mi  mamá era una buena arquitecta en Cuba, pero cuando llegó a América, ninguno de sus grados contaba. Así que para mantenernos bien alimentadas y llevarme a la escuela empezó a trabajar apilando zapatos en Marshalls y tomando clases de inglés en la noche.

fifth harmony

Un día Dios nos escuchó y 2 cubanas le dijeron “Oye, tu estás muy bonita para trabajar en Marshalls. ¿De dónde eres?” Mi mamá le contó su historia y maravillosamente las mujeres tenían un hermano arquitecto que necesitaba ayuda con AutoCAD.

Ella aprendió muy rápido, pues dependíamos de eso para sobrevivir. Cuando tienes hambre las cosas cambian, aprendes AutoCAD cuando no tienes idea de como se usa eso. Mi papá vino de México (yo tenía un calendario con la cuenta regresiva). El atravesó con dificultad la frontera con México, y fue mucho más duro que nosotras. Empezó lavando carros en el Dolphin Mall con el calor abrasador de Miami. Nos mantuvimos en movimiento con la ayuda de la comunidad latina. Poco a poco fuimos mejorando, terminaron formando una empresa bajo el nombre de mi hermana y el mío. Siempre me dijeron que me enfocara en mis estudios, de aprovechar la oportunidad que significaba estar aquí. Decían que “el dinero va y viene, pero tu educación, lo que tienes aquí (señalando mi cabeza) no te lo pueden quitar”.

Comienza el sueño

Verán, en noveno grado, una pequeña niña que nunca había cantado frente a un público le pidió a sus padres que la llevaran a Greensboro, NC, para una audición de The X Factor. Nunca había cantado, pero ¿había mi mamá usado AutoCAD? No.

camila cabello en the x factor

Me equivocaba en algo, mis padres no dejaron todo atrás cuando vinieron. Se trajeron todo eso con ellos. Mi abuela seguía haciendo puerco y arroz todas las fiestas, y mi mamá aún sentía las olas del malecón. Mis abuelos aún se emborrachaban y cantaban Luis Miguel en la cocina. Los cubanos se traen a Cuba con ellos. Los mexicanos se traen a México, por eso tenemos la mejor comida mexicana aquí. Los italianos también, tenemos pizza deliciosa. Y la lista sigue.

Estoy muy feliz de ser cubano-mexicana. Este país fue construido por inmigrantes. Gente lo suficientemente valiente para comenzar desde 0. No es que no tengamos miedo, es que nuestros sueños son más grandes que nuestros miedos. Saltamos, corremos, nadamos y movemos montañas. Hacemos lo que sea necesario. Así que la próxima vez que alguien te diga que quiere construir un muro en la frontera, piensa que quizás, detrás de ese muro dejen al siguiente gran científico, artista, baterista… o la cura para el cáncer.

Te recomendamos ver: 15 frases de Michelle Obama para los inmigrantes universitarios que te inspirarán a ti también

¿Qué te parece esta historia? Increíble ¿no? Tomemos este ejemplo y cumplamos nuestros sueños. Comparte esta inspiradora nota con tus familiares y amigos.

Original