4 consejos para que nunca más vuelva a dolerte el estómago

0

Es algo común que en ocasiones nos duela la pancita, ¡y vaya que es incómodo!, tener gases, pesadez, e hinchazón. Pero resulta que hay cosas que puedes hacer para mejorarlo. Si estás interesada, no dejes de leer estos 4 tips para aliviar el dolor de estómago:

1.- ¡No te estreses!

, “>El estrés puede ser una de las principales causas por las cuales nuestro estómago nos molesta, ya que nuestro cuerpo se encuentra en un recurrente estado de disputa, y eso afecta a la digestión. Con lo cual, ¿no es mejor relajarse, y quitarnos incomodidades de encima?

Te recomendamos leer: ¿Es exceso de grasa o solo hinchazón? 4 trucos para saber si solamente estás hinchada.

2.- Si es muy constante, ve al médico

Otro de los factores que pueden afectar a el buen funcionamiento de tu estómago, son algunos trastornos digestivos, por lo que si es mucha la molestia, lo mejor es ver a tu médico y él te dirá qué es lo que tu estómago te está pidiendo para mejorar. Ya sean nutrientes, vitaminas o enzimas.

3.- Pendiente de lo que comes

Es posible que seas una persona con un estómago sensible, si es así, habrán alimentos que le caigan mal a tu pancita, para evitarlo es mejor estar pendiente de lo que ingieres, y si notas algún malestar, trata de suprimir ese alimento de tu dieta diaria.

4.- Cuídate sobre todo durante tu ciclo menstrual

Woman with hot water bottle on stomach

Está comprobado que el ciclo menstrual afecta también a la digestión, con lo que quizá en esos días del mes nos cueste más ir al baño y tengamos gases muy seguido. Lo mejor que puedes hacer es mimarte mucho durante esos días, comer mucha fibra, reducir el consumo de cafeína (aunque nos cueste), y consumir alimentos ricos en almidón.

No te puedes perder: Descubre cómo preparar el batido que está ayudando a adelgazar a mujeres de todo el mundo.

Estos 4 consejos para que nunca más vuelva a dolerte el estómago, ayudarán a tu sistema digestivo, y tu estómago te lo agradecerá. Por lo que espero que lo pongas en práctica y cuides a tu cuerpo como lo merece. Recuerda, el dolor es la forma en que tu cuerpo te pide atención, no se la niegues.